×
EPI en caso de enfermedades

EPI en caso de enfermedades: Vital para la salud y seguridad

En el mundo actual, el uso de EPI en caso de enfermedades se ha elevado a niveles sin precedentes debido a la amenaza constante de las mismas. Los EPI son elementos esenciales para proteger a los profesionales de la salud, pero también para otros trabajadores que enfrentan riesgos biológicos en su labor diaria como pueden ser laboratorios de investigación o la industria farmacéutica.

¿Qué son los EPI y por qué son necesarios?

Los EPI son dispositivos, prendas o equipos diseñados para proteger al individuo de riesgos potenciales en el entorno laboral. En el contexto de enfermedades, estos pueden incluir guantes, batas, mascarillas, gafas de protección, botas, y otros elementos diseñados para minimizar la exposición a patógenos, virus y bacterias.

La necesidad de EPI radica en la importancia de prevenir la propagación de enfermedades infecciosas, tanto para proteger la salud de los trabajadores como para evitar la transmisión a otras personas.

La calidad de los EPI es fundamental, ya que garantiza una protección efectiva. Los EPI de baja calidad pueden tener brechas o fallos en su diseño, poniendo en riesgo la salud del usuario. La certificación y cumplimiento de normativas específicas son elementos clave a la hora de elegir EPI confiables. En este sentido, cabe destacar que en la Unión Europea y en el Espacio Económico Europeo la comercialización de los EPI, regulado por marcado CE, debe cumplir los criterios técnicos recogidos en el Reglamento UE 2016/425 (que deroga la Directiva 89/686/CEE). Es aplicable a los fabricantes de EPI, o sus representantes autorizados, importadores, etc., que son los responsables de la conformidad con sus requisitos.

Sectores en los que son necesarios EPI en caso de enfermedades

Los EPI son fundamentales en diversos sectores profesionales para proteger a los trabajadores de riesgos relacionados con enfermedades. Algunos de los sectores profesionales que pueden necesitar EPI para tratar con enfermedades incluyen:

  • Sector de la salud: Este es el sector más obvio, donde los profesionales de la salud como médicos, enfermeros, técnicos de laboratorio y personal de apoyo, utilizan EPI para protegerse de la exposición a enfermedades infecciosas mientras atienden a pacientes. Para este sector suelen ser necesarias batas o delantales que protejan la ropa y la piel contra salpicaduras de fluidos corporales, así como mascarillas o respiradores, guantes desechables y protectores faciales u oculares.
  • Laboratorios de investigación: Los científicos e investigadores que trabajan en laboratorios de microbiología y virología necesitan EPI para manejar muestras de patógenos peligrosos y evitar la contaminación cruzada. En su caso, los profesionales de la investigación suelen requerir batas de laboratorio que proteja la ropa de la exposición a sustancias químicas o biológicas peligrosas, guantes y mascarillas o respiradores.
  • Servicios de emergencia: Los trabajadores de servicios de emergencia, como paramédicos, bomberos y personal de rescate, pueden necesitar EPI para atender a personas en situaciones de emergencia que involucran enfermedades contagiosas. Estos profesionales requieren de trajes de protección biológica que combinan traje, guantes, botas y máscara para ofrecer una protección completa, así como mascarillas o respiradores que les proteja de aerosoles y gases.
  • Industria farmacéutica: Los trabajadores de la industria farmacéutica que producen medicamentos o vacunas pueden requerir EPI para protegerse durante la manipulación de ingredientes activos. En este caso, los profesionales necesitan hacer uso de un batín estéril para mantener la higiene en entornos de fabricación de medicamentos, guantes de nitrilo o látex para evitar la contaminación de los productos, y mascarillas o respiradores para protegerse contra partículas en suspensión en el aire.
  • Sector veterinario: Los veterinarios y técnicos veterinarios que trabajan con animales pueden necesitar EPI para protegerse de enfermedades zoonóticas, que pueden transmitirse de animales a humanos. Aquí también podemos incluir a ganadores que trabajadores con animales en su día a día. Para ello, pueden requerir de batas u overoles desechables, guantes resistentes al agua y cortes para protegerse de mordeduras y arañazos de animales, así como mascarillas o gafas de protección.
  • Limpieza y saneamiento: Los trabajadores de limpieza y saneamiento en hospitales, instalaciones de procesamiento de alimentos y espacios públicos pueden necesitar EPI para desinfectar áreas que pueden estar contaminadas con patógenos. Para evitar la contaminación cruzada mientras realizan las tareas de limpieza, estos profesionales necesitan de EPIs como batines desechables, guantes resistentes al agua, y mascarillas o respiradores.

Es importante destacar que la elección de los EPI adecuados en función de su entorno laboral y su uso correcto a través de la formación y capacitación adecuada, son fundamentales para garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores en estos sectores.

Características clave de los EPI en casos de enfermedades

Además de que los EPI se adaptan a las labores y al entorno de cada profesional, también deben de cumplir una serie de requisitos y tener determinadas características para que puedan garantizar la seguridad de los trabajadores. Entre las características generales de estos equipos de protección individual destacan:

  • Ajuste y comodidad: Los EPI deben ser cómodos y ajustarse correctamente para garantizar su uso constante sin incomodidades.
  • Impermeabilidad y resistencia: Los EPI deben ser impermeables y resistentes a líquidos y partículas, evitando la penetración de patógenos.
  • Facilidad de uso: Deben ser de fácil colocación y retirada, minimizando el riesgo de contaminación al quitarlos.
  • Durabilidad: Los EPI de calidad deben ser duraderos y resistentes al desgaste para ofrecer una protección sostenida.
  • Certificaciones y cumplimiento normativo: Es esencial que los EPI cumplan con las normativas de seguridad y estén certificados para garantizar su eficacia.

Debido a todo esto, los Equipos de Protección Individual (EPI) son una línea de defensa esencial en la prevención de enfermedades, especialmente en el ámbito de la salud. La calidad, el uso adecuado y la elección correcta de EPI son aspectos cruciales para asegurar la salud y seguridad de los trabajadores y la comunidad en general. La inversión en EPI de calidad es una inversión en la salud de todos.

Artículos relacionados

Apúntate a nuestra newsletter

Prometemos mandar sólo noticias interesantes.
PROYECTO DE INCORPORACIÓN DE TIC EN PYMESPROYECTO DE INNOVACIÓN
phone-handset